Insomnia (… y de sus múltiples sentidos…)

Publicado: 1 julio 2013 en De la vida y todo lo demás

No debe haber nada mejor o peor para la inspiración o la reflexión personal que una noche en vela. Para aquellos que son velozmente poseídos por el espíritu de milenarias madres sobreprotectoras, a no preocuparse: me he mantenido despierto por más tiempo, en noches de un estrés mucho más significativo, de momentos más terribles y acá sigo estando. Aparte, creo que a esta altura todos sabemos que si me muero alguna vez será porque el mar me reclamó alguna vez más, porque me arriesgué a otra de esas cosas locas que aún tengo en el tintero o, más seguro, en manos de alguna futura ex que se esmeró para superar a las que hasta ahora he tenido (… supongo que la señorita en cuestión esta vez conseguirá un Scania en pos de repetir aquello de: “A lo pasado, pisado”…).

Lo particular del caso es la ausencia de problemas sinceros. Si, puedo estar algo pasado de trabajo y en más de un proyecto al que no le veo del todo el sentido aún, pero bueno, supongo que un poco es la suerte de la página en blanco: seguir algunos caminos hasta ver a donde me llevan. ¿Entonces? ¿Me están afectando las leyes de la comedia? ¿Será la ausencia de sonrisas quizás?

No se, de un tiempo a esta parte, las sonrisas han escaseado bastante. El mes ha dado vuelta la página desde aquel reciente momento gris en el que tuve que matar una ilusión ajena y, pese a la ficticia esperanza de no haber dejado heridas, creo que desde entonces algo de lo gris se quedo conmigo. Tengo la extraña sensación de que el entorno de este invierno trae consigo el sabor de una extraña pareja avejentada, con pocas ganas de mover en pos de nuevos objetivos y horizontes por mucha gana o garra que uno quiera ponerle.

Quizás… quizás todo era más fácil cuando el cuore tenía GPS, cuando la brújula de lo imposible al menos apuntaba lejos y uno se esmeraba en hacer lo improbable solo por aceptar aquel hermoso desafío. Sería más fácil todavía si tuviéramos la sabiduría de mirar al medidor actual, a esa pulsión que llamamos”felicidad” y diferenciarla de aquellos “momentos felices” que nos permiten de tanto en tanto ganar una sonrisa tan solo por recordarlos.

Creo que el problema que me quita el sueño (¿o son los sueños?) es la ausencia de sonrisas por robar, la necesidad de poder hacer feliz a alguien, el desafío de aquel experto prestidigitador de otras épocas para continuamente seguir sacando ases de la manga. Definitivamente, me hace falta soñar…

(… I miss the little talks…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s