Destino (tercera parte)

A veces las palabras sobran…

Anuncios