Destino (primera parte)

Publicado: 25 abril 2012 en De la vida y todo lo demás

Recibiendo las buenas nuevas de que uno de mis mejores amigos va a traer una nueva vida al mundo (y tocando mucha, pero mucha madera), con dos proyectos serios y varios casuales en marcha, surge una necesidad. La llamada interna se escucha, pidiendo cambio de horizonte. Y así, de repente, todo, pero todo se alinea en pos de ese camino.

Me propuse entonces hacer un viaje por mi y solo por mi, como aquel de hace 3 años atrás. ¿Donde esta vez? Europa, mochila al hombro y no de la forma en la que nadie más la haya visto. Es mi viaje. Perdón, refraseemos eso: es MI viaje. Nada de tumbas, catedrales ni museos. Un atardecer en París, una foto en el 221 B de la calle Baker, una danza de la lluvia en Stonehenge. Pasar por los castillos belgas. Recorrer Amsterdam en bicicleta. Quizás treparme hasta el Preikestolen. Perderme en Praga. Y terminar en el Carnaval de Venecia… (que extrañamente este año, comienza en enero).

Hace diez días dije “tengo ganas de…” y es increíble que todo se haya dado en pos de ello: los pasajes de avión más baratos de lo que pensaba, las ideas de por donde ir surgieron solas, el cierre del viaje en Venecia. Incluso me hice el pasaporte durante el fin de semana.

Dicho esto, no es ninguna novedad que el destino y yo somos antiguos adversarios (al menos con la sarta de guionistas que me han tocado). La vida me ha convencido que si quiero algo, primero tengo que remar a través del océano, resolver el acertijo de la efigie, recorrer el laberinto, matar al minotauro y hacer trampa para ganarme la lotería, solo para acceder a las 12 tareas de Hércules y con la suerte de mi lado, tener alguna chance de cumplir mi objetivo. No me malentiendan: a esta altura, gustoso le acepto el desafío. Lo raro es que esta vez el desafío pase solo por largarse a hacer…

Ya ampliaré la lista de lugares. Ya armaré una lista de retos a lograr y hasta quizás haga apuestas con mis amigos de cuantos logro cumplir a la vuelta. Por ahora, caminemos la pendiente cuesta abajo y agradezcamos que el guionista de turno y yo pensemos parecido. Ya habrá momento para hacerle honor a la frase: “Lo hice porque pude. Pude porque quise. Quise porque me dijiste que no iba a poder…”

Pd: Dejo algo de “Walk Off The Earth”. Excelente grupo. Van a dar mucho que hablar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s