Un minuto antes de…

Publicado: 8 septiembre 2010 en De la gente que quiero

Una vez más, desafío al guionista por el control de la pluma.

En el proceso de dejarme llevar, de abandonar la razón y solo guiarme por la otra brújula (por la que vale), en medio de mucho dolor, me di cuenta de una nueva de sus trampas. El estático en nosotros, necesario para tantas cosas pero un idiota en cuestiones del amor, me ha tendido una gran red. Me hizo pensar que por hacer un bien mayor, tengo que conformarme que la historia tenga el gris final que ese tejedor ha escrito para mi.

Hoy Príncipe y Lobo se dan la mano. Don Juan y Mr. Hyde complotan juntos y no se que pueda salir de esto, pero ponen a ese malvado Sherlock Holmes a su servicio. Tras tantos años de tan puro antagonismo ni siquiera apuestan por quien va a tener la razón: saben que ambos se llevaran algo bueno de todo esto.

¿Por qué será que a veces nos cuesta releernos y pensamos tan erroneamente que el mundo solo tiene dos opciones? (O a lo sumo, tres…) Si resulta que hasta las cosas más alejadas pueden estrecharse la mano para un bien mayor.

Que motivo tan glorioso pasa por el mundo de lo sensible, que tras años y años de lucha, logre que al fin se pongan de acuerdo y me hagan recuperar mi centro. Y así ya habrá tiempo para nuevas estrategias del fenix…

¿Será simplemente que esta historia merecía un mejor final?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s