Contra viento y marea…

Como las papas fritas del plato (que nunca son demasiadas), no hay tal cosa como ser demasiado soñador. Cada sueño es la potencialidad de algo más, de una vigilia a la que nos atrevemos a modificar ni siquiera desde la voluntad o el deseo de cambio, de no reservarse un lugar tranquilo al borde del camino.

Aprendamos a elegir nuestras batallas, afilemos las armas, dividamos los grandes sueños en objetivos realizables, esquivemos los falsos consejos de los hombres de gris y que el cielo sea nuestro límite.

Para buscar el horizonte vamos a tener toda una vida de ensayo, prueba y error. Por suerte, venimos con la etiqueta de fábrica que dice: “Puede fallar…”. Y vas a tropezar, y vas a caer… y mil caídas te parecerán pocas el día que esquivando los obstáculos del guionista, contra toda apuesta, contra viento y marea, alcances lo imposible…

(… y ya no quieras despertar)

Lucha con determinación, ama con pasión, pierde con clase y vence con osadía: El mundo es de quién se atreve. C. Chaplin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s