Un momento, dos personas, una frase…

Publicado: 5 agosto 2010 en De la vida y todo lo demás

Aún me cuesta creerlo: Me río para no aplicar una cerealita contra mis venas.

La historia me encuentra el viernes pasado, escribiendo la entrada que precede a esta en el blog, contento de la vida, tras meses de sembrar por aquí y allá los hilos del telar de mi destino. Cual niño envidioso en busca de atención, es como si el guionista (manipulando voluntades ajenas a la mía) me hubiera tocado el hombro y hubiera dicho: “Esto se hace así, pibe”, tirando de todos los hilos a la vez.

La madeja resultante aún me está dando vueltas por la cabeza como si de un cubo rubic irresuelto se tratase. En plena guerra de voluntades, el muy guacho sazonó la receta con una variedad de obstáculos inesperados y al menos me queda la sensación de que un par decisiones bien tomadas ayudaron a clarificar tanto caos.

No espero que entiendan esto. No creo yo poder entenderlo. Solo quiero compartir que, extrañamente, empujado por las circunstancias frente a una derrota anunciada, me llevo un lindo recuerdo, una sensación reconfortante, un momento cálido, ni que más fuera para demostrar a aquellos que parecen tener el manual plenamente claro, que nada está dicho en lo que refiere a la relación entre dos personas.

¿Qué querés cuando querés a alguien? Que esté contigo…
¿Y cuando realmente querés a alguien? Que sea feliz, más allá de lo que vos quieras…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s