Un poco de Londres

Publicado: 10 agosto 2009 en De la vida y todo lo demás

Si, si. La anécdota es mi vicio. O más bien, creer que todo acontecimiento bufonesco de mi pasado les resulta interesante. En este caso, la historia dice que años a, caminando con Joao en dirección a mi departamento, muy ensimismados ambos en charlas de bueyes perdidos, nos encontramos repentinamente cubiertos por una espesa niebla, de esas que te impiden ver a más de un par de brazos de distancia.

A la voz de: “Afilá la trincheta y pelá el escudo que en cualquier momento aparece el dragón de dos cabezas…”, nos cagamos un rato de risa y llegamos a destino. Vaya nuestra sorpresa, al ver que tenía cortinas nuevas y faltaba una biblioteca entera. Cerré la puerta, chequeé el piso, volví a abrir. La única respuesta posible fue: “Ok, podría ser peor. En esta dimensión tengo copadas cortinas azules, pero ahí se fueron la mitad de los comics del Tano…”

Bromas aparte, y aunque todo encontró una explicación días más tarde (lógica o no, explicación al fin), la anécdota hizo costumbre. Cada vez que nos cruzabamos con una neblina jodida, sabíamos que algún cambio se venía.

O al revés: la niebla era la excusa perfecta para el cambio.

Bien como dijeron por ahí, la vida no es corta. Lo más probable es que no, mañana no nos pase un colectivo por encima y que tengamos que vivir otro medio siglo haciéndonos cargo de las desiciones que tomamos. Para errar tenemos tiempo de sobra. Y, sin embargo, las oportunidades son como trenes: nos pasan por al lado y si no corremos un poco, quizás nunca volvamos a poderlos alcanzar…

Estamos condenados a vivir con el peso de todo lo que dejamos afuera, con todo aquello a lo que conscientemente, por omisión o por simple falta de empuje para vencer la inercia, elegimos dejar fuera de nuestras vidas. Tarde o temprano, terminamos por hacernos cargo de todo lo que nos estamos perdiendo. Y no hay otro culpable más que ese que miramos al espejo todos los días a la mañana.

Porque así como con esas buenas desiciones sobre nuestra felicidad, como esas pequeñas cosas que nos hacen felices y con el pasar del tiempo se nos vuelven irremplazables, si no provocamos el cambio de una vez, más tiempo habremos perdido después lamentando no haber empezado antes.

Y antes de delirar sobre máquinas del tiempo, acordémosnos que todos esos trenes que lamentamos haber perdido en el pasado, quizás estemos a aún a tiempo de alcanzar con solo mirar hacia adelante…

Anuncios
comentarios
  1. laurisan dice:

    Maestro, si maestro. Gracias por tus palabras. Como siempre, llegan en el momento oportuno. Queda más que evidenciado que Todo se conecta. Y hablando de oportunidades…ellas están ahí todo el tiempo…esperándonos, sólo debemos abrir los ojos, extender la mano y escuchar lo que el ALMA GRITA!!!Subámosnos al TREN DE VIDA…donde todo es MAGICO, donde todo es posible y vivamos cada momento como único y siempre escuchando a nuestro corazón!

  2. Haytak dice:

    Me cuesta mucho escribir, no por el simple hecho de imaginar, sino más bien para encontrar las palabras adecuadas a los sentimientos…o pensamientos que muchas veces a uno le gustaria decir y que no se malentienda… dicho esto, procedo a mi exposicion…

    Un cambio, es cierto, es lindo, es magico, es el sabor a Adrenalina, acerca de lo que se viene… será bueno?, será malo? será peor?… pero esas preguntas son casualmente, las que nos permiten soñar… (y muchas veces, tambien nos dan tanto miedo, que no nos dejan mover)… Pero a mi parecer, no hay nada peor, (además de no poder inventar la maquina del tiempo… maldicion, no consigo colocar en mi moto, ese condensador de flujo ¬¬)… que las dichosas palabras… “What if?” o “Que hubiera pasado si…” son las que nos permiten soñar, pero con el pasado, con lo que nunca fue, y lo peor de todo, con lo que nunca será…

    Un cambio siempre es Bueno… siempre y cuando, se pueda soñar con un futuro 🙂

    Un Haytak Sin Guionista!!!
    (VAMOS!!! todavia!! al fin algo de Paz!! jajajajaja)

    Pd: Mancha, Tincho jajajajajaja

  3. […] más densa y permanente en los últimos 10 años”, dijeron. Y ocurre que para este servidor, la niebla siempre ha significado cambio. Cambio como si en algún lado, algo muy extraño estuviera sucediendo. Como si entrar en ella […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s