Final de temporada

Publicado: 5 junio 2009 en De la vida y todo lo demás

En algún momento, apenas un par de añetes después de pisar la adolescencia, entre desvaríos con amigos y un mar de puteadas echadas al cielo (entiéndanlo: su servidor acá no es la oveja más católica del rebaño), surgió el Guionista. Quizás fue una respuesta a tanto maldecir hacia arriba, quizás siempre estuvo y no lo habíamos visto hasta ese momento, pero cual paloma que deja caer lo suyo sobre el cura, así cayó el Guionista a mi vida.

Fue mucho antes que escuchará hablar de Descartes y su “Genio Maligno”, pero el concepto era incluso hasta más simple: se había formado ahí arriba un ser de ironía exquisita (mi muy personal Murphy con todas sus leyes a rajatabla) capaz de escribir en el libro del destino todo aquello que escapaba a mi control. Si, el libre albedrío era mío (y de cualquier otra persona), pero, ¿las casualidades? Con esas el muy desgraciado se revolcaba de la risa, como si mi vida fuera una sitcom macabra.

Así fue como por años luché y luché incansablemente contra el Guionista. Si mi plan perfecto para conquistar a la mujer de mis sueños requiería de algo tan tonto como un día soleado, desde ya tenía que tener un plan B, porque den por descontado que ese día se desataba una tormenta con vientos huracanados. Si uno estaba dispuesto a animarse a todo por alguien, ups, justo se te cruza una ex en el camino que te hace revolver el pecho como si fuera un lavarropas. No, no, el maldito se los tenía guardados y uno a uno iba sacando giros por debajo de la manga. No solo era un “Guionista”, era un buen “Guionista”, de esos que hacen todo lo necesario para que la historia del protagonista sea “muy interesante”…

Lo único bueno es que, como con toda serie, el Guionista (por suerte) se cansa y va variando el rol protagónico, de a una temporada a la vez (no sonrían tanto: ya les va a tocar a uds.), ni que más no sea para tomarte por sopresa y volver a ensañárselas con vos cuando menos te lo esperás. Lo mejor que te puede pasar, es que te toque algún papel secundario cuando se las ensaña con otro.

¿A qué viene todo esto? A que recientemente el Guionista se acordó de que mi vida estaba demasiado tranquila. De la nada, afiló la pluma, me trajo 62 millones de problemas, convocó actores secundarios a los que no veía en años y en razón de 20… 25 días, complicó mi vida como nunca antes lo había hecho. Incluso, en mi incansable lucha, la temporada terminó con un gran despliegue, un gesto importante que necesitaba realizar por alguien y que, extrañamente, no falló en ninguna parte (… pero, como no podía ser de otra forma, tampoco sirvió de nada).

¿Y saben que es lo peor de todo?

Que le agradezco.

Le agradezco infinitamente por haberse acordado de mi y por desafiarme a volver a intentar, tal como en el final de Serendipity, todas esas cosas tontas y alocadas que tanto me gustan, que hacen que uno se acuerde que está vivo, ni que más no sea para sentir el puñal que le atravieza el pecho de lado a lado.

Me convenzo una vez más que la gracia está en arriesgar, encontrar algo que valga la pena y arriesgartelo todo cada día. Y uno podrá errar mil veces, tropezar mil veces y mil veces volver a empezar… pero si uno cumple su sueño, aunque más no sea una vez, entonces mil tropiezos no fueron ni remotamente pocos para demostrar todo lo que vale el esfuerzo.

He aquí otro convencido de que la felicidad está en la búsqueda…

Anuncios
comentarios
  1. Lucifer dice:

    Pues si me busca… díganle que en este momento estoy actuando para otro canal…

    Amigo, usted me esta creando un trauma con esto de “El guionista”, sé que existe, si no es fuera será dentro de mi, sus ejemplos son muy claros y pueden verse en el día a día.

    Hace dos días, sin ir mas lejos, el plan perfecto terminó por ser “La catástrofe perfecta”, como en una telenovela, en el momento en que los protagonistas están por darse ese beso extremadamente apasionado, en el capitulo 500, después de haber enfrentado todos los demonios, las mentiras, distancias, etc.… sin contar la emoción del televidente, el cual doy por sentado siente un fuerte dolor en el pecho de los nervios (O llora como mi abuela sin lagrimas y haciendo un ruido molesto) y se acercan los labios y BOOM! Entra el súper archirrival del protagonista masculino, que a su vez es esta peligrosamente obsesionado con la protagonista, le da un tiro mortal en el corazón al galán y nos ponen ese bendito cartel de “30 años después” y ves a la pobre mujer sola, echando canas y arrodillada en la tumba de su amado. Que fiasco, pero algo así, sucedió hace exactamente dos días. Gracias a “Vetu” (Ya sea Dios u otra divinidad) yo era del rol secundario.

    Es bueno el desafío mi señor, pero hay momentos en los que realmente desearía que el zigzagueo constante de la pluma de este servidor maligno abriera paso a un instante de paz, un equilibro; ya que sinceramente se ha tornado nocivo el olor de su tinta en este ultimo tiempo.

    A veces sueño despierta y escribo con tinta invisible mi propio guión, el cual permanece guardado allí donde nadie pueda cambiarle nada… Una escena perfecta repleta de luz y silencio… Un amanecer casi divino, una habitación calida y el despertar lentamente para encontrar maravillada que allí a mi lado, aun adormecido, se encuentra mi ser amado, acariciarle el rostro para saber fehacientemente que es real y suspirar en tanto sonrío al darme cuenta que al fin lo tengo todo…

    Ya se, no digas nada, muy cursi… pero es uno de los pocos pensamientos que me ayudan a dormir… al despertar…es bastante muy distinto…

    F*** script writer!

  2. […] reconocerlo: más allá de mi teoría del guionista, me he vuelto adicto a ver mi propia vida en forma de sitcom. O a una sitcom que se parece […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s